Las estrategias de inversión de la gurú de la tecnología de Internet Mary Meeker

09.07.2017

|

378 vistas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Las estrategias de inversión de la gurú de la tecnología de Internet, Mary Meeker.

[La foto de Mary Meeker en esta colaboración procede de MishTalk]

Hay muy pocos individuos en Silicon Valley que puedan tener mayor influencia que Mary Meeker. Así de simple.

En el siguiente enlace, podéis acceder a su informe de tendencias tecnológicas 2017: https://techcrunch.com/2017/05/31/mary-meeker-internet-trends-2017

En la próxima colaboración, resumiremos sus principales “profecías” para el 2017

Cada primavera, presenta sus tendencias sobre Internet y Tecnología. E indefectiblemente, “lo clava”. Describe dónde piensa que se dirigirá el mundo de Internet y de la tecnología en el futuro. Después de más de 30 años de experiencia como analista en el sector de la tecnología y con experiencia de primera mano en el análisis, se ha ganado su reputación como uno de los pronosticadores Internet más agudo en la industria. Y eso sin mencionar su muy exitosa trayectoria como inversora de Private Equity.

Después de unirse a la firma de capital riesgo Kleiner Perkins Caufield & Byers http://www.kpcb.com en diciembre de 2010, Meeker rápidamente demostró sus fortalezas como Socia. Lideró inversiones clave en empresas de Internet como JD.com, Square, Spotify, Airbnb y Facebook, entre otros. Por eso rápidamente subió a los rankings mundiales del sector y se situó en lo más alto.

A pesar de todo, su método no es convencional y confía más en las call options que en las inversiones en equity desde un principio.

Al igual que hace cuando predice el futuro de la tecnología en línea en sus presentaciones, gran parte de sus criterios de inversión se basan en sólidos datos de mercado.

Este es uno de sus principios.

Mary Meeker: “La empresa tiene que ir tras un enorme mercado.”

El potencial de crecimiento de una empresa es importante para Meeker. Y por ello, para ella es crítico el mercado en el que compite. Una empresa con una cuota de mercado de un 1 por ciento en un mercado de 100 millones de dólares sólo podría alcanzar en el mejor de los casos una participación del 100 por ciento de ese mercado. Se limita así su valor en 100 millones de dólares. Por el contrario, una empresa con una cuota del 1 por ciento de un mercado de mil millones de dólares podría no llegar nunca a una cuota del 100 por ciento, pero no sería necesario para superar los 100 millones de dólares. El potencial alcista es mayor en los mercados más grandes, y Meeker toma eso en cuenta al hacer inversiones.

¿Qué debe tener el fundador de un proyecto? 4 valores.

 “Un (1) empresario, (2) misionero, (3) fabuloso y (4) único.”

Mary Meeker confía en la fuerza del carácter del fundador. En particular, el carácter único es importante en términos de determinar si procede invertir o no. Meeker sigue a los empresarios que realmente ven el mundo bajo una luz diferente, y están dispuestos a hacerlo de la manera que ellos ven. Ella prefiere aquellos que son capaces y  están dispuestos a ver cambios significativos en el mundo como resultado directo de su producto.

¿Que debe tener el proyecto?

“Un buen producto, fabuloso,  liderado por un visionario, que pueda ser susceptible de crecer.”

Es decir, la visión importa, aun más que la calidad del producto. Si la visión del empresario es grande, entonces Meeker puede invertir incluso en un producto mediocre. Pero tendrá la expectativa de que podría ser grande en el futuro. Si bien ambos serían preferibles, para Meeker no sería un dealbreaker si el producto no es inmediatamente inspirador.

“En un año, generalmente hay dos compañías tecnológicas que se hacen públicas y se convierten en 10-baggers, lo que significa que ofrecen un retorno de 10 veces la inversión. Estábamos tratando de encontrar esas dos compañías.”

Si Mary Meeker entiende un aspecto de las empresas de tecnología, son las limitaciones naturales del mercado para los nuevos empresarios. No todas las empresas pueden alcanzar los niveles de rentabilidad de Facebook. De hecho un número muy elevado de ellos acaban en concurso. Y así destruyen cualquier inversión. Por lo tanto, al hacer inversiones, Meeker siempre mantiene en mente, el mercado en el que compite la inversión.

Mary Meeker: “La carrera la ganan aquellos que construyen plataformas y manejan el flujo de caja libre a largo plazo (una década o más). Esa fue mi opinión en 1990, 1995, 2000, 2005, 2010, y sigue siendo la misma hoy.”

Meeker sabe que las mayores ganancias de inversión son las que pueden escalar a niveles masivos. En particular el SAAS  que crea una plataforma de negocios. Un software hecho con éxito (con un poco de suerte) tiene un coste marginal casi nulo. Y por lo tanto tiene márgenes muy atractivos. Si un producto aparece con ese potencial, Meeker estará interesada.

Mary Meeker: “Una cosa es estar equivocado acerca de la valoración y el momento. Otra cosa es equivocarse en el modelo de negocio.”

Quizás lo más crítico para cualquier negocio exitoso es que, el modelo de negocio debe ser sólido y sostenible. Si el método de creación y mantenimiento de valor es defectuoso, casi siempre es peor (a menos que tenga suficiente dinero para sobrevivir al golpe). Por lo tanto, el modelo debe ser absolutamente resuelto pronto, debe incluir un valor de producto básico, un sistema de entrega escalable, y un mecanismo para protegerse de los competidores.

“En general, una buena regla es: el producto del atacante normalmente necesita ser 50% mejor y 50% más barato, y sostener esa ventaja competitiva por un año o dos, para poder ganar cuota de mercado material.”

Introducir nuevos productos en un mercado ya competitivo es difícil. Y ello es en parte debido a la naturaleza humana. Los consumidores no siempre abordan racionalmente la decisión del producto que usan. Así, para superar esta vacilación inicial, Meeker sugiere que el nuevo producto tiene que tener un margen muy significativo. Y además tiene que vencer a los productos existentes. Cuanto mayor sea el diferencial de valor, más fácil será mover al cliente de mercado de masas a un nuevo producto.

“Las acciones tecnológicas son volátiles.”

Mary Meeker entiende la volatilidad de las empresas de tecnología mejor que la mayoría. Cuando el I+D es un riesgo, la incertidumbre y la ignorancia aumentan también. Por lo tanto, si la tecnología cae dentro de la competencia de un inversor puede ser un gran lugar para invertir. Sin embargo, los inversores de capital riesgo pueden permanecer alejados por completo del mercado, al principio.

“Compra [acciones tecnológicas] cuando nadie está interesado en ellos. Vende cuando todo el mundo está interesado en tecnología. O  cuando la asistencia a las conferencias de tecnología alcanza niveles récord. O cuando su abuela quiere comprar en la salida a Bolsa de una tecnológica.”

Los valores de las compañía tecnológicas son generalmente cíclicos. Aunque desde el punto de vista de un inversor los momentos de compra ideales son cuando nadie más está interesado. Y los momentos de venta ideales son cuando todo el mundo se preocupa. Es decir, si un mercado comienza a ser popular, los inversores se mantendrían alejados por temor a que la burbuja estalle. Por lo tanto, el momento de cuándo lanzar un arranque de inversión es muy importante.

Mary Meeker “No te enamores de las empresas de tecnología. Recuerda verlas como meras inversiones.”

Como uno de los principios fundamentales de la inversión de valor, Meeker siempre mantiene la perspectiva sobre la naturaleza de sus decisiones de inversión. El negocio debe ser evaluado desapasionadamente basado en datos y análisis de mercado y sólo cuando está dentro de su círculo de competencia. Por lo tanto, Meeker asegura que ella siempre entiende y se siente cómoda con los datos del mercado y el modelo de negocio al invertir.

(Visited 45 times, 1 visits today)

ILP Abogados http://www.ilpabogados.com No vanalices el asesoramiento. Ni tu proyecto es como los demás, ni los asesores son iguales