Rondas de financiación: ¿Qué son las Series A y las Series B?

15.10.2017

|

4645 vistas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Rondas de financiación: ¿Qué son las Series A y las Series B?

 

¿Toda Start Up necesita ser financiada para crecer? Bien, sino todas, la gran mayoría.

 

En este sentido, en los últimos años, los emprendedores han buscado opciones a la financiación tradicional.

 

Una de esas opciones consiste en acudir a las denominadas “rondas de financiación”. En consecuencia, las empresas presentan su proyecto a un gran número de inversores con el objetivo de conseguir financiación. 

 

A título meramente enunciativo,  para conocer el funcionamiento de las rondas de financiación, les proponemos el siguiente enlace:

 

http://viceilp.org/es/buscamos-solo-proyecto-invertir-200k/

 

Si bien, dichas rondas dependerán de la fase en la que se encuentre la Start Up. Así pues, las Series A y las Series B son tipos de rondas de financiación para aquellas empresas en fases iniciales.

 

Rondas de financiación: ¿Qué son las Series A y las Series B?

 

Concepto

 

Las Series A y Series B, constituyen un proceso a través del cual la empresa ve aumentado su capital dando entrada a nuevos socios. En cuanto a ellos, tienen como objetivo el retorno de su inversión. Dicho retorno hace referencia al beneficio que obtienen los inversores por la inyección de capital realizada.

 

En concreto, las Series A y las Series B tienen sentido solo cuando la empresa ya ha empezado a obtener ingresos. De forma previa, las Start Ups tienen que buscar otra suerte de financiación para poder comenzar su actividad.

 

En este primer momento, se suele recurrir a lo que se denomina “FFF”, es decir, “Family, Friends and Fools”. Esto quiere decir que los emprendedores inicialmente buscan capital en la familia o amigos. También, esta primera inversión puede venir de mano de los “business angels”. A esta primera fase es lo que denomina “capital semilla”. Normalmente, durante esta primera fase, las Start Ups no obtienen ningún beneficio.

 

Diferencias de las Series A y las Series B

 

  1. Estado de madurez de la Start Up:

 

En las Series A es la primera vez en la que la Start Up se ofrece a otro tipo de inversores. Se trata de inversores ajenos al entorno familiar y a los “business angels”. En este momento, ya se ha empezado a generar ingresos pero todavía no genera beneficios.

 

De otro lado, las Series B tienen lugar cuando las empresas comienzan a obtener rentabilidad. El negocio ya se ha visto desarrollado y ha avanzado considerablemente.

 

En esta fase, se pretende alcanzar el máximo crecimiento y expansión para aumentar beneficios. Los inversores, en esta etapa, valoran la evolución de la Start  Up. Asimismo tienen en cuenta quienes son los competidores así como los recursos de los que dispone la empresa.

 

  1. Cantidad de invertida:

 

Normalmente, en las Series A se suele invertir hasta 5 millones de euros. Mientras que la media de las inversiones en Series B oscila entre 5 y 20 millones de euros.

 

En este punto cabe resaltar que no todas las rondas de financiación se enmarcan dentro de los parámetros señalados. Por ejemplo, la marca de gafas “Hawkers” cerró una Serie A por un valor de 50 millones de euros. Constituyendo una excepción a lo habitual en las Series A.

 

Adicionalmente, un ejemplo de Serie B es la ronda que cerró la empresa “Job&Talent”, por un valor de 38 millones de euros.

 

Venture Capital

 

Una las formas de financiación más relevantes en estas fases de crecimiento es el “Venture Capital” o “Capital Riesgo”. Las empresas de capital riesgo están reguladas en Ley 22/2014, de 12 de noviembre.

En concreto, el Venture Capital” se centra en las rondas de financiación de Series A y Series B de Start Ups. Así pues, buscan una rentabilidad mayor, a cambio de asumir el riesgo de invertir en una Start Up en crecimiento.

El objeto principal consiste en la toma de participaciones temporal en el capital de empresas de naturaleza no inmobiliaria ni financiera. Además, estas empresas, no deben cotizar en el primer mercado de bolsas de valores. Tampoco en cualquier otro mercado regulado equivalente de la Unión Europea.

Por lo tanto, este tipo de inversores financian a las empresas a cambio de participaciones en la misma. El objetivo, generalmente, es encontrar un rendimiento anualizado de entre el 10-15%, promediando todas sus inversiones.

No obstante, la financiación a través de estas rondas difiere entre los distintos países del mundo. Así pues, EE.UU lidera el ranking de inversión en Start Ups. En cuanto a Europa, Francia, Reino Unido y Alemania son los países que más invierten. En datos, en 2016, Francia ha invertido más de 1.100 millones de euros. Mientras que Reino Unido y Alemania invierten, respectivamente, 984 y 710 millones de euros.

Junto a lo anterior, la inversión también varía en función del sector de actividad a la que se dedique la Start Up. Por ejemplo, uno de los sectores más financiados el de la economía colaborativa y el de las fintech.

Es de especial importancia no confundir el término “Venture Capital” con el de “Private Equity”. Este último hace referencia a inversiones en empresas más consolidadas y en las que el riesgo sea menor. El ticket de inversión es considerablemente mayor. Además, el “know how” de inversión es sensiblemente diferente.

 

Series C

Para finalizar es importante tener en cuenta que tras las Series B existe otra fase de financiación. Se trata de las Series C.

En esta fase se pretende alcanzar un mayor desarrollo del producto de la Start Up. Otro de los objetivos de esta etapa es la preparación para el “exit”. Es decir, la adquisición o la salida a bolsa.

Así pues, en las Series C se encontrarán empresas con un estado de crecimiento avanzado las cuales generan mayores beneficios. Es por lo que las cantidades que se van a invertir en las mismas suelen ser muy elevadas.

Un ejemplo de roda de financiación de Series C lo encontramos en  la compañía “Pivotal”. Esta Start up, dedicada a la  transformación digital para las empresas, prevé cerrar una ronda de financiación por $253 millones.

 

Conclusión

Las Series A y las Series B se han visto propulsadas por la crisis económica y por las nuevas tecnologías. Se han convertido en una alternativa a los métodos de financiación más tradicionales, como los préstamos bancarios. Y, a juzgar por la práctica de las actuales Start Ups, es uno de los mecanismos fundamentales para impulsar su crecimiento.

 

Para mayor enriquecimiento, recomendamos la lectura de los siguientes enlaces:

 

Las fases del crecimiento de una ‘startup’: ¿qué tipo de inversor participa en cada ronda?

http://viceilp.org/es/clausulas-liquidacion-prefente-clases-formulario/

 

 

(Visited 3.170 times, 5 visits today)